Primeros informes de las visitas al comedor

Durante el mes de mayo dos personas han podido conocer de primera mano el servicio de comedor del colegio. ¿Quieres saber cuál ha sido su valoración? Sigue leyendo y te lo contamos todo.

Un papá y una mamá del colegio ya han participado en las primeras visitas al comedor. Estas visitas han sido concertadas a través de este formulario. Como os comentábamos en este artículo de El Pericole las personas que acudan a la visita cumplimentan un formulario con sus opiniones que la Comisión de comedor recoge y traslada al servicio de comedor y a la dirección del centro para que puedan ser tenidas en cuenta. Pero además, queremos hacer llegar esta información también al resto de las familias a través de El Pericole.

Por este motivo transcribimos a continuación la valoración que estas personas han realizado tras su visita.

EXPERIENCIA 1: visita en el primer turno el día 5 de mayo

  • Considero que la organización en cuanto al acceso y salida del comedor, es buena, teniendo en cuenta el gran número de alumnos de este colegio.
  • En cuanto al ruido, al final el comedor es muy grande, y hay muchos alumnos, y a pesar de eso, no existe un ruido molesto para comer.
  • Al servirse la comida algo antes de que entren al comedor, y teniendo en cuenta que en el mismo recipiente se incluye el primer y segundo plato, obviamente la temperatura no llega a estar caliente, aunque, por otro lado, a los niños al final tampoco les gusta la comida demasiado caliente. En este punto, como servir primer y segundo plato en dos veces no parece viable, como recomendación, no sé si podrán existir recipientes que conserven más el calor.
  • También me pasé por el comedor, preguntando previamente si podía acceder, ya que no estaba previsto, y me pareció que estaba bastante limpio e higiénico.
  • Las monitoras muy bien, están pendientes de los niños en todo momento, animando a que acaben, e incluso dando de comer a algunos de los más pequeños que les pueda costar un poco más. Como recomendación, al ser tantos niños, no estaría nada mal que pudiese haber más monitoras de apoyo.
  • Y, por último, un par de puntos relacionados con la cantidad que he visto que les dan, y relacionado también con el hambre que suelen tener mis hijos al poco de salir del comedor:
    • En cuanto al pan, no se lo dan al inicio (lo veo adecuado para que no se llenen a pan), luego les preguntan si quieren o no antes de dárselo, y a los niños que les cuesta más, al final acaban diciendo que no (no se lo dan), por esa razón, creo que se les podría animar algo más a que coman pan, aunque sea un trocito pequeño, incluso poniendo un trozo más pequeño a los que no lo quieren, porque luego al verse unos a otros, al final acaban animándose, sobre todo los más pequeños.
    • Las cantidades deberían ser más abundantes de inicio, ya que, aunque luego se pueda repetir, al final muchos niños no lo piden si no se les pregunta, y algunos, aunque se les pregunte, como puede que hayan acabado hasta el postre, ya no repiten. En mi visita, me fijé que el segundo plato de mi hijo era bastante escaso (pollo), y como le gusta, se lo acabó rápido y seguidamente comió el postre, y al acercarme a él una vez finalizó, le pregunté por si quería más pollo, y me dijo que sí. Lo que quiero decir con esto, es que, con niños pequeños, la solución para esto es que de inicio los platos sean más abundantes. Incluso de postre que tenían pera, al final eran 2 trozos, que, según mi cálculo, eran 2 cuartos, es decir, la mitad de una pera, y mi hijo en casa se come una entera.

EXPERIENCIA 2: visita en el primer turno 19 de mayo

  • Los alumnos nada más llegar al comedor les pasan lista para ver quién acude ese día al comedor, nada más entrar los alumnos se lavan las manos, en el cuál me explican que ahora para secarse las manos en vez de papel utilizan secador de mano.
  • Están sentados los de 3 años en una parte. Los de 4 años en otras mesas y los de 5 años en otras,los de 4 y 5 años separados por barreras anti covid.
  • A la hora de servir la comida el primer plato son judías blancas estofadas que llegan calientes y una cantidad adecuada para ellos. El segundo plato merluza con verdura estaba algo frío y poca cantidad de verduras por no decir que es escasa. El postre manzana. Agua y leche.
  • Los monitores cada uno encargado de su grupo se desviven porque los niños coman y no se distraigan unos con otros.
  • Lo que si me doy cuenta que hay mucho ruido pero también es entendible que son niños de 3 a 5 años los cuales mantenerlos en silencio absoluto es imposible. Hablo sobre todo con los niños más mayores de 4 y 5 años si les gusta la comida, cómo se sienten en el comedor y todos coinciden en el dichoso ruido.
  • Estoy un rato dando un paseo y observo en la silla de algún niño alérgico o que no comen algún alimento que lo tienen con un cartel pegado en la silla.
  • Cuando ya veo todo mantengo una conversación con la supervisora de comedor y le comento lo que he observado del ruido y coincide conmigo en lo mismo son niños muy pequeños y es muy difícil mantenerlos callados pero me comenta que en el segundo turno el ruido ya no es tanto ya que son más mayores y están más en silencio.
  • A mi parecer y por lo que he podido vivir la verdad que el comedor estaba limpio,que los monitores están pendientes de los alumnos en todo momento y que la comida salvo la verdura de ese día es de bastante calidad.
  • Mientras los del primer turno están comiendo el segundo turno espera, eso sí, jugando a juegos organizados por los monitores.
  • Cuando termina todo el grupo de comer se los llevan a lavarse al pabellón de infantil y hacer juegos o si ese día alguno tiene alguna extraescolar los preparan para ello.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Pericole en tu email

No te pierdas ninguna noticia del AMPA.

Al enviar este formulario está aceptando el envío del comunicaciones del AMPA. Sólo enviamos un email semanal con todas las noticias.

Síguenos en las redes

¿Qué estás buscando?